Un parque público en las alturas

Cuando nos sentamos frente a un buscador de vuelos pensando en encontrar vuelos a Nueva York, lo primero que se nos viene a la cabeza es una imagen de la Gran Manzana con la gente yendo deprisa y unos atascos de tráfico atronadores e interminables, pero ¿te imaginas una gran avenida verde y frondosa donde poder caminar tranquilamente sin que te molesten los coches en pleno centro de Manhattan?

Pues existe, se llama “The High Line” y está a diez metros de altura.
Se trata de una antigua vía para trenes de mercancías construida en los años 30 sobre lo que entonces era una zona industrial.

Son dos kilómetros y medio de vías que hoy en día, gracias a la iniciativa de un movimiento ciudadano llamado Friends of the High Line, se han conseguido recuperar y transformar en un gran camino que une por el aire el efervescente Meatpacking District desde Gansevoort St. con el ambiente artístico y residencial de la calle 34 en West Chelsea.

Tras ganar en la convocatoria de un concurso en el año 2004, el paisajista James Corner conservó toda la estructura metálica de las vías y diseñó los jardines inspirándose en la vegetación espontánea que creció en su superficie desde 1980, año en que la línea férrea dejó de estar en servicio.

Las más de 210 especies de plantas autóctonas escogidas se mezclan con caminos de madera, vertiginosos suelos enrejados, zonas de descanso con recovecos para disfrutar de alguna intimidad, fuentes de agua y áreas de reunión para actuaciones, exposiciones o actividades educativas. También hay solariums con tumbonas para relajarse o leer y plataformas de observación donde sentarse a contemplar a un lado el río Hudson y al otro, recibir una clase magistral de arquitectura admirando el panorama de los numerosos rascacielos de todas las épocas que eisten en esta zona de la ciudad.

Esta es una extraordinaria iniciativa que demuestra cómo un movimiento cívico puede colaborar con los organismos municipales, desarrollando un modelo de diseño y mantenimiento sostenibles, a la vez que ayuda a preservar su legado histórico e industrial.

Esta entrada fue publicada en Estados Unidos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.